BIENVENID@ INVITADO
¡Me rompieron el corazón!

¡Me rompieron el corazón!

Fotos de Nicolas Raymondfractured-fairytales en Flickr bajo licencia de Creative Commons

Nadie, pero NADIE, está obligado a estar con alguien que no quiera y eso debemos respetarlo

Era jueves. Un jueves como cualquier otro. A las 11:25am, hora del recreo, él me llevó a nuestro rincón secreto y me dijo que teníamos que hablar. No estaba entendiendo, pero no me gustaba su tono de voz en lo más mínimo. Sin darme cuenta, mi corazón empezó a palpitar cada vez más rápido, sus labios empezaron a moverse, pero yo apenas oía lo que decía. “Quiero terminar contigo” fueron las palabras que retumbaron en mi cabeza. Automáticamente, los ojos se me llenaron de lágrimas, traté de respirar profundo, una y otra vez, pero no hubo remedio, empecé a llorar sin control alguno. Le pedí una oportunidad, pero me dijo que no, ya él había tomado la decisión. “No es lo mismo, siento que no estamos funcionando, espero me perdones y podamos ser amigos”, fueron sus últimas palabras antes de irse.

En la escuela dije que me sentía mal, y pedí permiso para irme a casa. La verdad es que terminar se siente muy feo. Es un dolor difícil de describir, porque te invade cada parte del cuerpo, y es tan fuerte que llega a ser físico.

Cuando mis padres llegaron del trabajo, dije que me dolía la cabeza y me quedé todo el tiempo en mi habitación para que no se dieran cuenta.

Ya pasó un mes, y no ha sido fácil tener que verlo en la escuela, al principio no hacía las tareas y siempre estaba de mal humor. Pero he entendido que nadie nos pertenece y que mi vida tiene que seguir, ayer hablamos y acordamos que no hay que ser enemigos por esto.

He recibido mucho apoyo de mis amigas, pero en casa no saben nada, ni sabían que tenía novio.

Creo que al final las relaciones de parejas son de entender que cuando acaban deben hacerlo de la mejor manera posible, sin insultos, sin malos tratos ni violencia. No podemos hacer que nadie esté con nosotros bajo chantaje, presión física o sicológica. Nadie, pero NADIE, está obligado a estar con alguien que no quiera y eso debemos respetarlo.

Comentarios

Añadir nuevo comentario