BIENVENID@ INVITADO
Dile adiós al complejo de princesa Disney

Dile adiós al complejo de princesa Disney

Fotos de carmelia_barbosaVitor Martins en Flickr bajo licencia de Creative Commons

Cada una tenemos nuestro príncipe, y el amor durante la adolescencia es una de las etapas más lindas y sanas, pues nos enseña a compartir y a crecer con el apoyo constante de una persona a quien admiramos

¿Tienes el complejo de princesa Disney? A pesar de que tienes amigos que amas, una familia que soportas (dado que eres adolescente es normal que a veces no lo hagas) y en el colegio te va bien, ¿Crees que lo único que te falta para ser completamente feliz es que ese chico que te vuelve loca se fije en ti? Si tu respuesta es sí, tienes el complejo de princesa Disney.

Desde pequeñas vemos en las películas de Disney, las series y las novelas como el complemento perfecto para la mujer, es el hombre idealizado de príncipe azul, pero esto debe de cambiar.  

Cada una tenemos nuestro príncipe, y el amor durante la adolescencia es una de las etapas más lindas y sanas, pues nos enseña a compartir y a crecer con el apoyo constante de una persona a quien admiramos, queremos y en quien confiamos por elección propia.

Ahora bien, para despertar y ser felices en este mundo no necesitamos el beso de un chico. Puedes disfrutar en plenitud de las fiestas, las juntaderas, las tardes de helado y películas con tus amigos y tu familia.

Quizás la idea al principio no te resulta atractiva, pero todo depende de ti. Puedes pasar los mejores días de tu vida, en los que ríes tan fuerte que te quedas sin aire, y crear los recuerdos más bonitos con aquellos que también admiras, quieres y confías y que sienten lo mismo hacia ti.

La televisión y los libros nos bombardean de novelas rosas, e historias repetidas en las que la chica sufre sin la compañía de ese chico que le gusta, y no puede tan siquiera darse cuenta de cuantas cosas tiene para agradecer y ser feliz.

Lo que no enseñan es que nunca podrás ser completamente feliz con tu otra mitad, si no lo eres estando y disfrutando de la soledad.

El amor verdadero no es aquel que llega después de sufrir y llorar, sino el que llega brindando felicidad desde el primer instante. Ojo, no es que las 24 horas de los siete días de la semana de una relación van a ser de pura felicidad, pero deben trabajar para que así sea. Y si desde que empiezan la relación tienen un principio rocoso, quizás ese no sea tú príncipe y tú no seas su princesa. .

Consejo: No te lleves de todas las historias de amor que nos venden un final feliz cuando la chica y el chico se juntan después de muchas trabas y problemas. En el amor no hay porque sufrir. Si ya estás con el chico que crees que puede hacerte feliz, trabaja para que ambos vivan su noviazgo en paz y tratando de hacerse felices ambos, pero que tu felicidad plena no dependa de él.

Comentarios

Añadir nuevo comentario