BIENVENID@ INVITADO
Enfermedad a larga distancia

Enfermedad a larga distancia

Fotos de Diego NederChristian Kaeppke en Flickr bajo licencia de Creative Commons

Todo viaja, todo se desplaza, todo se desarrolla y todo cambia. Un virus no es la excepción

A 23 kilómetros de la capital de Uganda, en un bosque tropical llamado Zika, científicos descubrieron el virus que ha dado puesto en alerta a casi todo un continente, más específico, a América Latina.

Te preguntarás, ¿Cómo, en un lugar tan lejano como África, algo como el virus causado por la picada de un mosquito, pudo viajar kilómetros y kilómetros hasta llegar al otro lado del Océano Atlántico?

¿Acaso pensabas que el amor es lo único que nos puede fastidiar la vida cuando se está a distancia? Que si crees en la teoría Darwiniana sabes que todo evoluciona y un virus no es la excepción. Todo viaja, todo se desplaza, todo se desarrolla y todo cambia.

La vida es eso. Lo bueno y lo malo. En este caso la respuesta es simple, pero a la vez compleja: el virus se desplazó a otro territorio. A uno donde sus habitantes no estaban preparados. Sus cuerpos no estaban adaptados, no eran inmunes a la intromisión de este virus. Una población vulnerable ante este forastero.

Ciertamente, el mosquito no tomó un avión o voló largas distancias. Ese mosquito, es el mismo responsable del dengue. ¿Ya te suena no? Razón por la cual la velocidad de transmisión del virus Zika en América Latina no es una sorpresa. No le abras la puerta a este intruso. No toda relación a larga distancia, o en este caso enfermedad, merece una oportunidad.

Sé que pensaste que esta historia tendría un final feliz. Lamento decepcionarte. Pero si termina con una advertencia. Y es que, en un mundo en constante movimiento, todo es posible, ¡Cuidémonos!

Comentarios

Añadir nuevo comentario