BIENVENID@ INVITADO
No le temas al cambio

No le temas al cambio

Fotos de Samantha FecherChristian Callejas en Flickr bajo licencia de Creative Commons

Aprende a aceptar esos cambios y no a rechazarlos, pues te enseñan que la vida no es una línea recta, sino que varía

“Me gusta ese color… bueno ya no tanto… quizás si lo combino con este otro… en verdad lo detesto… pero es que tiene algo que me gusta”. ¿Te ha pasado? No necesariamente con un color, quizás con una comida, o seguramente con una persona.

Resulta un poco frustrante cuando sientes cosas por momentos y luego ya no. Te da un sentimiento de inestabilidad, y nunca falta un gracioso que te llame “bipolar” y te haga sentir inseguro de tus cambios. Pero no estás solo. Nos pasa a todos y es algo completamente natural.

No es bipolaridad, ni locura, al contrario… es cordura. Como personas, y más como adolescentes, es imposible sentirte siempre igual, porque el entorno cambia al igual que nosotros. La vida y los sentimientos son una pequeña montaña rusa que debemos aprender a dominar. La felicidad, como la tristeza, el amor como el desamor son momentáneos.

Que mejor ejemplo que tus padres. Hay días que quieres estar con ellos todo el día, y otros que no los puedes ni ver. Pero eso no significa que los ames más ni menos.

O, ¿Te ha pasado que antes había una comida que no podías ni oler, y últimamente la probaste y te gusta? Eso no te hace hipócrita, ni mucho menos. Al contrario, te demuestra que vas creciendo y evolucionando.

Aprende a aceptar esos cambios y no a rechazarlos, pues te enseñan que la vida no es una línea recta, sino que varía. Para sobrevivir, desarrollarnos y alcanzar nuestro máximo potencial debemos moldearnos con ella y aprender de los cambios.

¿Te consideras una persona confiada? ¿Segura de sí misma? Que sabe lo que vale, cuáles son sus defectos pero también sus virtudes. O al contrario, ¿Alguien que todo lo pone en duda, inseguro y desconfiado?

Comentarios

Añadir nuevo comentario