BIENVENID@ INVITADO
La adolescencia y el acné

La adolescencia y el acné

Pie de Foto

La imagen y el cuidado de cómo nos vemos físicamente es sumamente importante

No lo podemos negar. Para nosotros la imagen y el cuidado de cómo nos vemos físicamente es sumamente importante.

Es una realidad innegable que cada vez es más temprana la edad; en la que nosotros, los y las adolescentes, comenzamos a cuidar nuestra imagen y demandamos servicios y productos especialmente pensados para esto.

En el adolescente convergen dos factores importantes, por un lado, la inquietud por dejar la edad infantil e integrarse a los cánones estéticos y rituales de los adultos y, por otro lado, la voluntad de reflejar su propio estilo, personalizarse y hacerse único. Debido a los cambios hormonales existen diversas condiciones dermatológicas y estéticas que pueden afectar al adolescente.

El acné, el enemigo del adolescente

Es la enfermedad de la piel por excelencia de los y las adolescentes. Lo es por el elevado índice de prevalencia, ya que afecta al 80%, pero también por el gran impacto estético que tiene. Casos no tratados adecuadamente pueden evolucionar dejando cicatrices y manchas residuales. Existen diversos tipos y grados de acné. Lesiones con distribución en la espalda y tórax (pecho), no respuesta a tratamientos convencionales y la aparición de las primeras cicatrices son indicaciones de una terapia especializada.

Es un error pensar que el acné es algo fisiológico; por el contrario, el tratamiento oportuno evitará complicaciones. Por un lado están los tratamientos tópicos tales como: peróxido, retinoides y antibióticos. También están los tratamientos sistémicos (antiandrógenos, isotretinoína) y tratamientos complementarios con fototerapia y láser.

Recomendaciones:

  • Crear una rutina diaria de cuidado de la piel que incluye los pasos básicos, limpiar el rostro dos veces al día, usar un regulador de la glándula sebácea y protector sola no graso tipo gel.
  • Evitar limpiadores faciales abrasivos (Que desgastan la piel).
  • Todos los cosméticos que se utilicen deben ser libre de aceites y no condogénicos (Que producen puntos negros).
  • Una o dos veces por semana hay que aplicarse un exfoliante suave, seguido de una mascarilla desincrustante en las zonas de piel grasa.
  • Lo que se haga ahora determinará el futuro de la piel, especialmente en lo referente al sol y el acné.

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario