BIENVENID@ INVITADO

Cambios producidos durante el ciclo menstrual

Ilustración de Marcia Camejo

Como todas las mujeres son diferentes, también los períodos y los ciclos menstruales lo son

Durante la pubertad los óvulos que la mujer alberga en sus ovarios comienzan a madurar. A partir de ese momento, cada mes, un ovario liberará un óvulo maduro (ovulación). Este óvulo viajará hasta el útero por las trompas de Falopio. Nos encontramos entonces con dos posibilidades:

1. El óvulo es fecundado. Si en este tránsito por las trompas el óvulo se une con un espermatozoide (células sexuales masculinas) se producirá la fecundación.

El óvulo fecundado bajará hasta el útero en el que se implantará adhiriéndose a un revestimiento que se ha generado en las paredes del útero para acoger al óvulo fecundado. A partir de este momento comenzará el embarazo que dará lugar a un nuevo ser. Durante los nueve meses de embarazo los ovarios no liberarán más óvulos y por lo tanto no tendrá lugar el ciclo menstrual. Por esto mismo, el primer síntoma para una mujer de que posiblemente esté embarazada es que no le baje la regla cuando debería ocurrir.

 

2. El óvulo no es fecundado. Si el óvulo no se une a un espermatozoide se descompone y se mezcla con la sangre y otros tejidos que forman el revestimiento del útero.

Este fluido sale del útero, atraviesa la vagina y abandona el cuerpo. El óvulo y el revestimiento del útero no han sido utilizados para producir y albergar un embarazo, por lo tanto, el cuerpo desprende de ellos. Al próximo mes comienza de nuevo el mismo proceso.

 

Como todas las mujeres son diferentes, también los períodos y los ciclos menstruales lo son. La edad de la primera menstruación, la frecuencia, la cantidad de flujo, la duración, entre otras cosas; no son iguales para todas las mujeres. Se trata de ir conociendo tu propio ciclo.

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario