BIENVENID@ INVITADO
Siete momentos vergonzosos en la adolescencia

Siete momentos vergonzosos en la adolescencia

Fotos de Bruno Garza y Santiago Climent en Flickr bajo licencia de Creative Commons

TODO SE SUPERA, por más vergonzoso que sea el momento lo puedes superar

  1. Cuando se te mancha de menstruación el uniforme en la escuela: Es muy vergonzoso para una chica y más si todos en el curso se dan cuenta. Sin embargo debes saber que la menstruación es un proceso natural del cuerpo humano femenino y que esto le puede pasar a cualquiera en cualquier lugar, no solo a ti.
  2. Que tengas una erección mientras expones en clase: También es de esos momentos donde quieres decir “trágame tierra”, y sí que da vergüenza, pero también es un proceso natural del cuerpo humano y no solo a ti te puede pasar. Puedes intentar pedirle al profesor que se acerque para explicarle lo que está pasando y te conceda esperar hasta que puedas ponerte de pie.

  3. Mal olor en las axilas: Escuchas a todos decir “y quien es que tiene ese grajo”, y los que están más cerca te miran,  tú vas al baño te revisas y ya sabes que eres tú. No te preocupes esto son señales de que tu cuerpo está experimentando cambios por la adolescencia, con una buena higiene lo puedes controlar e intenta que no te vuelva a pasar.

  4. Que esa persona que te gusta se dé cuenta: Déjame decirte que todos nos enamoramos y que durante la adolescencia experimentamos sentimientos que a veces no sabemos cómo expresar, si ya se ha dado cuenta no te escondas, dile la verdad, si van bien, pues bien, sino bueno otra persona será.

  5. Que todos tus amigos sepan bailar y tú no: Imagínate que en la fiesta de fin de curso esa chica o chico que te agrade te invite a bailar y tú no sepas, ¡bueno! era un buen momento para poder hablarle pero no pudiste porque no sabías bailar, no pasa nada, aprende y en la otra hazlo tú.

  6. Que tus padres te pongan un nombre raro: La profesora nueva no sabe mencionar tu nombre y por casualidad lo pronuncia de una forma que hace que tus compañeros se rían, quizás puedas hacer que te llame por tu segundo nombre o por tu apellido, pero siempre podrás enseñarle la forma correcta de pronunciarlo.

  7. Declararte y que te digan que no: Bueno, bueno, bueno, lo peor es que tus amigos o amigas estén esperando que le vengas a contar cómo te fue, pero lamentablemente no siempre tú le tienes que gustar a quien te gusta.

Pero ¿Sabes qué? TODO SE SUPERA, por más vergonzoso que sea el momento lo puedes superar, unos tardaremos más, otros menos, pero si podemos seguir adelante y buscar la manera de que no vuelva a pasar y si vuelve a pasar ya sabrás cómo reaccionar. 

Comentarios

Añadir nuevo comentario