BIENVENID@ INVITADO
No es el fin del mundo

No es el fin del mundo

Fotos de Weimar Meneses y Leo Hidalgo en Flickr bajo licencia CREATIVE COMMONS

Todo pasa, y ninguna situación es tan mala como parece

Hay ciertas cosas que parecen trágicas, casi el fin del mundo, pero resulta, sucede y acontece, que no lo son. Dicen que las tragedias varían según la edad de cada uno, quizás para un niño de cinco años la suya es que se le destruya el castillo de arena, para un adolescente es que su amor no sea correspondido, para un adulto es no conseguir trabajo. Entonces, respecto a los adolescentes, hay cosas a las que se le dan más importancia de la cuenta, a continuación algunas:

Sacar una mala nota o repetir el curso

No es el fin del mundo, quizás dormiste mal, no te dio tiempo para estudiar, o no entendiste bien el tema. No hay problema, siempre hay otra oportunidad de superarse la próxima vez, pon más empeño, estudia con más tiempo, y veras como te irá mejor.

No te dejen ir de fin de semana con tus amigos

No es el fin del mundo, no sé como lo hacen, lo entenderemos cuando nos toque tener hijos, pero los padres desarrollan un sexto sentido para protegernos. Si no nos dejan ir, es porque no nos conviene. Aún nos quedan más de 50 años por delante para viajar con los amigos. Además, son cosas que debemos ganarnos, demostrando madurez y siendo responsables. Si armamos un berrinche, causamos el efecto contrario. Cógelo suave, probablemente la próxima vez, tengamos más suerte.

Pasar un viernes en familia

No es el fin del mundo, aprovecha y disfrútalo. A veces nos pasamos tanto tiempo sumergidos en los aparatos tecnológicos, en la escuela y en el trabajo (en el caso de los padres), que ni siquiera nos da tiempo de almorzar o cenar juntos, y cuando lo hacemos estamos con el celular en mano, frente a una computadora o con la televisión encendida. El tiempo de calidad nos garantiza felicidad.

Vergüenzas

No es el fin del mundo. Lamento informarte que pasaremos peores vergüenzas en la vida, me funciona mucho buscarle el lado chistoso y reírme de la situación. Cuando me caigo, si se me sale un eructo, o si el chico que me gusta me agarró mirándolo.

Pero NADA ES EL FIN DEL MUNDO, no debemos actuar como si no hubiera un mañana, mil veces vamos a fracasar, pero mil veces tendremos la oportunidad de levántarnos y volver a empezar. Todo pasa, y ninguna situación es tan malas como parece.

Comentarios

Añadir nuevo comentario