BIENVENID@ INVITADO
Etapas de la adolescencia

Etapas de la adolescencia

Fotos de Maria A. DominguezFrédéric DELOUVEE en Flickr bajo licencia de Creative Commons

La adolescencia es un proceso que permite que como niños alcancemos la madurez sexual y nos convirtamos en adultos

La adolescencia no son meses, ni uno o dos años de tu vida, sino casi nueve. Sí… nueve, desde los 10 hasta los 19 años. Para las personas suele ser una de las etapas más bonita pero a la vez complicada de la vida.

Bonita porque es un período de aprendizaje en el que se crean muchos recuerdos, se disfruta de la vida pues se vive el día a día tomando riesgos, definiéndonos como personas y trabajando para cada año ser una mejor versión de nosotros mismos.

Complicada, porque a su vez, al ser una etapa de descubrimiento, desconocemos muchas cosas, nos sentimos atemorizados e inseguros. Lamentablemente, nos afecta el “que dirán” de los demás, y tendemos a dejarnos llevar para encajar.

La adolescencia es un proceso que permite que como niños alcancemos la madurez sexual y nos convirtamos en adultos.

Lo primero es la pubertad, que es cuando se empiezan a manifestar todos los cambios físicos (vello púbico, en las axilas, facial, aumento de senos…) y las características sexuales secundarias (cambio de voz, ensanchamiento de caderas).

La adolescencia temprana (11-13 años) es la primera etapa del desarrollo donde vemos como nuestro cuerpo va cambiando rápidamente. En el aspecto psicológico los cambios no son tan marcados. Si solemos sentirnos identificados con nuestros amigos que pasan por lo mismo que nosotros los que nos permite crear un vínculo más cercano con ellos.

La adolescencia media (14-18 años) es probablemente la más variante. Ya nuestros órganos sexuales están prácticamente desarrollados, por lo que los cambios psicológicos y sociales son los más relevantes.

En esta etapa desarrollamos una imagen y una percepción de nosotros mismos, de acuerdo a como nos vemos, nos sentimos, y lo que los otros opinan. Pertenecer a un grupo, y la necesidad de independencia del núcleo familiar son nuestras principales prioridades, consecuencias directas de los cambios vividos durante este período.

Las relaciones con el otro sexo se profundizan e incrementan, no solo por el deseo sexual sino también por las ganas de explorar los limites, de ponernos a prueba y obtener resultados gratificantes que te suban la autoestima.

Finalmente, de los 17 a los 19 años, incluso hasta los 21, es lo que se denomina como adolescencia tardía. En esta etapa ya estamos físicos y sexualmente desarrollados. Es decir que somos capaces de procrear. La necesidad de pertenencia y libertad pasan a un segundo plano de nuestros intereses y empezamos a tener responsabilidades adultas, y a pensar en las consecuencias futuras de nuestros actos.

La adolescencia es una etapa complicada y revolucionaria porque empezamos a definir nuestra identidad. Es un periodo de estrés físico y emocionalmente, en el que debemos adaptarnos y aceptar nuestra nueva forma. Pero es un momento interesante porque nuestra sed de aprender nos ayuda a crear movimientos, buscar compañía, e integrarnos a nuevos grupos.

Comentarios

Añadir nuevo comentario