BIENVENID@ INVITADO
Redes sociales: Un espejo de ilusiones

Redes sociales: Un espejo de ilusiones

Fotos de Jeanette Besmer y Sakulchai Sikitikul en Flickr bajo licencia de Creative Commons

Las redes sociales son la ventana instantánea hacia la privacidad de nuestros ídolos, amigos y mejor aún enemigos

Pertenecer al mundo de las redes sociales se ha convertido en una necesidad básica e imprescindible en nuestras vidas. Son coloridas, divertidas y entretenidas. No hay que hacer mucho esfuerzo físico ni intelectual para adentrarse y disfrutar de las fabulosas vidas de quienes seguimos.

Las redes sociales son la ventana instantánea hacia la privacidad de nuestros ídolos, amigos y mejor aún enemigos. Nos permiten saber segundo tras segundo qué hacen, con quiénes están y dónde. Nos sentimos empoderados pues llevamos el control de todos.

O al menos, eso es lo que las redes sociales venden. Pero, ¿En serio las vidas de las personas son tan fabulosamente feliz y perfectas como las muestran? ¿En serio NOSOTROS/AS llevamos el control de la vida de los demás?

Cada quien es una marca, y debe proyectarse y venderse como quiere que los otros lo perciban. El problema de esto es que las fotografías, comentarios y textos publicados en las redes son muchas veces una pantalla de la persona. No significa que todo es 100% falso, pero sí que cada publicación no es 100% honesta y verdadera. Ninguna vida es tan fabulosamente feliz y perfecta como se ve. Y nosotros no estamos controlando la vida de los demás, sino al contrario, nos estamos dejando controlar.

El problema de esto, es que como adolescentes tendemos a admirar y a compararnos con quienes aparentemente muestran que tienen o pueden más. Las redes sociales pueden ser frustrante a veces, y hacernos sentir que no valemos lo suficiente. Vivimos en una constante competencia de quien viaja más, gasta más, sale más, se tira las mejores fotos, tiene más novios y novias, al punto de que a veces dejamos de ser quienes somos, por pretender ser quien el público parece querer.

Hoy en día, ¿Qué no hacemos por un like? Subimos fotos en las que forzamos el momento, exponemos nuestro cuerpo, ponemos en riesgo nuestra seguridad. Y aunque creas que es lo contrario, estamos más expuestos a ser víctimas de bullying.

Si crees que mientras más presente estés en las redes sociales menos bullying te podrán hacer, estas equivocado, porque estás exponiendo tu vida privada. Te estas poniendo a merced del otro, para que el otro te juzgue y te critique con mayor facilidad.

Las redes sociales forman parte de nuestras vidas, y no van a desaparecer. Pero debemos tener cuidado que tanto nos exponemos, y que tanto permitimos que nos afecten los demás. Y siempre recordar que mucho de lo que anhelamos y admiramos son simples espejos de ilusiones.

Comentarios

Añadir nuevo comentario